Investigar y participar: la “Investigación-Acción”

Hemos hablado de investigación como vía para mejorar lo establecido, pero existen diferentes formas de investigación, y entre ellas me gustaría destacar la conocida “Investigación-Acción”. Para entenderlo nos serviremos de estos supuestos, en los que uno corresponde a la Investigación-Acción:

Un grupo de profesores quiere mejorar la comprensión lectora de su alumnado de Ed. Primaria. Para ello…

…diseñan un currículo modulado por el empleo de las Nuevas Tecnologías y tras implementarlo, comparan los resultados con otro grupo en el que se ha implementado un currículo tradicional.

…analizan la situación contextual para comprender en profundidad el proceso de aprendizaje del alumnado y los significados profundos que se le asignan a este proceso; acordar y establecer medidas, que permitan mejorar los procesos de aprendizaje de lecto-escritura de su grupo de alumnos específico.

… analizan la situación contextual, tras comprobar las necesidades específicas, deciden poner en marcha un nuevo método de lectoescritura. Tras implementarlo, evalúan en qué situación están sus alumnos, para reflexionar sobre cómo mejorar el
proceso.


El primero de los supuestos corresponde a un análisis, en este caso, el empleo de las nuevas tecnologías para la enseñanza de la comprensión lectora. La comparación entre un diseño moderno y otro tradicional puede plantear una investigación sobre cómo han cambiado los métodos educativos, es decir, una línea de investigación basada en el contexto (puesto que se realiza un análisis entre lo tradicional y lo actual) y metodológico (pero desde un punto de vista más bien histórico y no práctico, puesto que no se desarrolla ninguna acción didáctica, sino más bien una comparación de métodos)

El segundo de lo supuestos corresponde a una de las fases de la investigación, y es el planteamiento inicial: en esta fase se analiza el contexto en el que se desarrolla el proceso de enseñanza- aprendizaje. A partir del planteamiento del problema, se diseña una línea de investigación, es decir, todas las medidas a llevar a cabo en la investigación en este campo. En este fragmento encontramos una de las características de la Investigación-Acción, que es la propia acción (se plantean diseños didácticos para el aprendizaje de lecto-escritura y que se van a aplicar en ese contexto determinado que es la clase de alumnos específico).

Si bien el segundo fragmento nos plantea la primera fase de la Investigación-Acción (análisis del contexto específico y diseño de una estrategia de acción), el tercer párrafo nos plantea una situación completa de Investigación-Acción: el proceso en espiral sumado a la acción y que se realiza mediante la observación.

Entonces, ¿qué es lo que caracteriza a la “Investigación-Acción”?:

Planteamiento o Diagnóstico: se realiza un análisis del contexto específico en el que el docente ejerce su labor, identificando los problemas existentes y planteando las metas que se quieren conseguir. En este diagnóstico, el investigador debe llegar a comprender la complejidad y todos los elementos que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje en ese contexto específico. Pero además, debe identificar las necesidades específicas de esos alumnos.

Planificación: se realiza un diseño de la acción, una expresión pautada de todo el diagnóstico que se ha realizado y todos los objetivos que se quieren conseguir. En esta fase se diseñan las actividades que el profesor va a llevar a cabo para que se mejore la situación.

Observación: se aplica ese plan de acción, tal y como se dice en el tercer fragmento, se implementa. Durante este proceso, el investigador observa la respuesta de sus alumnos y recoge los resultados obtenidos.

Reflexión: es la fase de evaluación de los resultados, en la que se analiza el estado de sus alumnos tras este plan de acción y reflexionar sobre cómo mejorar el proceso a través de la acción que se ha llevado a cabo.

La “Investigación-Acción” implica que el docente asuma un doble rol: el de investigador y el de participante, pues se basa en diseñar una acción que permita plantear nuevas formas de mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje en un contexto muy determinado. Este además es un proceso en espiral, puesto que tras la reflexión siempre existe un nuevo diagnóstico de una situación que hay que mejorar, lo que equivale a tener una actitud de mejora constante. En este proceso es esencial tener en cuenta el factor de la colaboración, pues es la integración de las ideas de diferentes compañeros lo que enriquece la iniciativa de la acción como parte de la investigación.

Si quieres decantarte por una vía de “Investigación-Acción” ten en cuenta estas palabras: elige un objetivo, céntrate en un contexto determinado, incorpora otros compañeros en tu reto, diseña un plan de acción y llévalo a cabo, observa los resultados, reflexiona sobre los aspectos que hay que mejorar para que el cambio se produzca de forma efectiva …. y vuelves a elegir otro objetivo abriendo un proceso en espiral que lleve a una mejora continua de la docencia y de tu propia praxis.

Si necesitas inspiración, hecha una mirada a “Mejorar la argumentación –  un ejemplo de Investigación-Acción“, donde comprobaras que encontraras algún ejemplo que te ayuda a verlo más claro.

Anuncios

Acerca de charonama

Proyecto de profesora de Lengua Castellana y Literatura. Objetivos: Investigar mi propia docencia e innovar en los métodos didácticos, con la finalidad de que aprender sea efectivo y una pasión siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: