Mejorar la argumentación – un ejemplo de Investigación-Acción

Investigar y participar, esas son las claves del rol del profesor cuando lleva a cabo una “Investigación-Acción“. ¿Cómo aplicarlo en clase de Lengua y Literatura?

Siempre me ha llamado la atención la dificultad de muchos alumnos para defender una idea a partir de argumentos propios. Esta cuestión me la planteé durante mi período de prácticas en el I.E.S La Vereda, en La Pobla de Vallbona, como profesora de Lengua y Literatura. En este caso me llamó la atención en los alumnos de 2º de Bachillerato, pues uno de los contenidos del currículo es la argumentación madura y coherente. Si tenemos en cuenta que en el examen de selectividad, al que muchos se enfrentan en Junio (o Septiembre), piden un comentario de texto en el que una de las partes exige valorar personalmente el tema del texto, la cuestión tenía más interés todavía para mí.

1. DIAGNÓSTICO

Identifiqué el problema, es decir, la dificultad de presentar nuevos argumentos relacionados con el tema, pero también la de componer un texto coherente y bien cohesionado, además de adecuado a la situación comunicativa. Con ayuda de mi profesora tutora, y con una entrevista previa con los alumnos a partir de una prueba de composición, pude identificar los problemas propios de los dos grupos que mi tutora tenía a su cargo.

Según los alumnos, los problemas eran:

– Entender bien el texto, es decir, concretar exactamente el tema que trata y entender la tesis del texto.

– Buscar nuevos argumentos que ayuden a reforzar su propia opinión personal sin caer en la divagación y el parafraseo.

Tras el análisis de las pruebas, identifiqué nuevas dificultades:

– Escribir una conclusión sin que sea una repetición de las ideas que se han expuesto.

– Producir un texto que sea coherente, que esté bien cohesionado y que se adecue a la situación de comunicación.

2. PLANIFICACIÓN

Tras identificar el problema, me decidí a diseñar una secuencia didáctica que permitiera solucionar los problemas o al menos mejorar la situación.

Para ello recurrí a mi profesora tutora, para saber cuál fue su intervención didáctica en relación a la composición de textos argumentativos. Sus sesiones se basaron en recomendar consejos y pautas, producir y corrección grupal mediante una ficha de evaluación.

A partir de estas indicaciones empecé a plantear un nuevo método que ayudará a mejorar la situación a partir de lo que ya habían aprendido. Ahora, me he propuesto diseñar una secuencia didáctica, que comprendería las siguientes actividades:

– Lectura de un texto argumentativo: identificación del tema, la tesis y su estructura.

– Búsqueda de información sobre el tema: orígenes, sucesos relacionados, análisis hechos.

– Reconstrucción del hecho social al que se refiere el tema a través de un debate grupal dirigido.

– Práctica de la cohesión: pautas para la cohesión de un texto y producción de un primer borrador.

3. OBSERVACIÓN

Tras la actividad de un primer borrador, mi propuesta es la corrección entre iguales del texto, en la que el compañero corrija y mejore la versión del alumno. Posteriormente, el profesor revisa los resultados y comenta los problemas todavía vigentes de forma grupal.

4. REFLEXIÓN

Es la corrección y la respuesta de los alumnos los elementos que nos dan la pista sobre los fallos de nuestra acción, lo que nos anima a plantear de nuevo el problema y tratar de solucionarlo. Esto abre un proceso en espiral. En este caso, vistos los problemas surgidos del primer borrador, mi diseño del plan de acción sería concretar actividades que mejoren las dificultades y realizar un segundo borrador.

Si leemos esta línea de “Investigación-Acción” pensamos que resulta fácil de llevar a cabo, pero ¿qué problemas se plantean en una “Investigación-Acción”?

– El primero de todos es el tiempo. Si tenemos en cuenta que 2º de Bachillerato es un curso muy organizado en función del tiempo, este planteamiento didáctico no podría aplicarse (¿alguien se anima a mejorarlo?).

– Además, la colaboración entre profesores nunca tiene por que ser efectiva. En este caso, la profesora tutora colaboró en todo, pero otros profesores no estuvieron tan dispuestos por razones que muchas veces se desconocen.

– Y otro de los problemas es la disponibilidad de medios. En este caso es muy recomendable tener acceso directo a Internet en el aula, para poder repasar en forma grupal toda la actualidad relacionada con el tema, y realizar al mismo tiempo el análisis necesario para construir argumentos.

Sin embargo, a pesar de las limitaciones, y aplicando la filosofía indagadora, tú, docente investigador, debes tratar de solucionar el problema diagnósticado: diseña un plan de acción, observa su desarrollo y reflexiona sobre los resultados. Si lo tienes…

¡anímate a comentar!

Anuncios

Acerca de charonama

Proyecto de profesora de Lengua Castellana y Literatura. Objetivos: Investigar mi propia docencia e innovar en los métodos didácticos, con la finalidad de que aprender sea efectivo y una pasión siempre.

Un Comentario

  1. Investigscion-accion Es el “bun” de cambio innovador en la educacio. Especificamente en mi pais Republica Dominicana que nesecita y merece este cambio. Que significa Compromiso, disponibilidad y vocacion de servicio. Adelante Maestro/a.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: