Razones para investigar e innovar

Hemos hablado de las razones por las que el profesor necesita investigar e innovar, en relación con los conocimientos que debe adquirir durante su formación como docente. Entre estas razones, la principal es mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje, para hacerlo más efectivo.

Pero para reforzar estas ideas, encuentro sugerente recurrir a unas fuentes documentales que ejemplifiquen y justifiquen el punto de inflexión que se defiende: la necesidad de investigar e innovar. Aquí os dejo unos textos para reflexionar:

Sin investigación no hay campo de conocimiento. Hay tradición, rutina, copia, reproducción, dependencia y estatismo. La educación y la enseñanza, como prácticas sociales imprescindibles para el progreso de la humanidad, requieren, por un lado, un proceso de investigación constante y, por otro lado, que el conocimiento generado sea analizado y compartido mediante la formación de sus protagonistas activos. Lo anteriormente expresado parece una obviedad, pero en el campo educativo la fractura entre la teoría y la práctica, entre la  investigación y la aplicación, ha sido históricamente abismal. En los próximos años (o décadas) deberíamos tender puentes entre las dos márgenes de esa “falla educativa”. Recordemos la conocida obra de Stenhose (1987), La investigación como base de la enseñanza, y asumamos plenamente ese título. Coincido plenamente con la opinión de este autor cuando afirma que el conocimiento que se enseña en las universidades (podríamos añadir “y el que se enseña y aprende en las escuelas”) se adquiere  a través de la investigación y, por tanto, ese conocimiento ha de impartirse basándonos en la investigación. Podríamos matizar ahora que ese conocimiento no se enseña (o no debería enseñarse) únicamente en las universidades (ni se investiga únicamente en ellas) sino que proviene también de la práctica educativa no universitaria, de los protagonistas prácticos (también lo son los académicos universitarios en sus clases) que, día tras día, van construyendo un andamiaje pedagógico.

Imbernon F. (2002): “La investigación como proceso necesario para avanzar en la educación y formación del profesorado”. En Imbernon, F. (coord.). La investigación educativa como herramienta de formación del profesorado: reflexión y experiencias de investigación educativa. Barcelona: Graó, 9.

El texto de Ibermón nos sugiere un profesor reflexivo de la experiencia, que desarrolle nuevos modelos educativos y diseñe nuevas metodologías didácticas. Todo este saber surge de la investigación, con el objetivo de desarrollar el campo de conocimiento en materia educativa. Además, el conocimiento generado a partir de la investigación debe compartirse a partir de la formación de los docentes, y este conocimiento se adquiere investigando, es decir, es un conocimiento que debe impartirse a través de la investigación para que los futuros investigadores-docentes incorporen esta actividad de forma innata. El texto resume que investigar implica desarrollar, adquirir y transmitir el conocimiento.

***

Los maestros son por definición los protagonistas principales del cambio educativo; sin su compromiso este acontecimiento no es posible. Los maestros están detrás de los principales factores que lo dinamizan. Son los actores de las prácticas pedagógicas innovadoras, con sus experiencias y reflexiones, quienes propician la aparición de nuevas teorías pedagógicas, el descubrimiento de nuevos modelos y métodos pedagógicos y la concepción de nuevas políticas y reformas educativas (…) La investigación pedagógica (…) en principio, cumple tres funciones: les facilita a los maestros fundamentos teóricos para introducir cambios en sus prácticas pedagógicas y desarrollar las innovaciones; ayuda a la toma de decisiones por parte de las autoridades y técnicos responsables de las políticas y reformas educativas; y permite sistematizar el saber acumulado por los maestros en sus experiencias y reflexiones pedagógicas. La investigación es como el alimento intelectual del quehacer educativo y pedagógico, sin sus aportes el cambio, las reformas y las innovaciones carecerían de fundamentos teóricos y de orientación conceptual.

Rodríguez, A. (2000). “Cambio y reformas en educación: el papel de los maestros”. En El maestro, protagonista del cambio educativo, Bogotá: Convenio Andrés Bello, Cooperativa Editorial Magisterio, 88 y 99.

El texto de Rodríguez expone las funciones de la investigación pedagógica, un campo de conocimiento que está íntimamente unido al de la didáctica. La investigación facilita introducir cambios en las prácticas pedagógicas, lo que implica hablar de innovación. Además, también ayuda a la reforma educativa; y sistematiza el saber acumulado por los profesores a partir de sus experiencias.

***

(…) La escuela del tercer milenio precisa de una enseñanza de calidad, pero no logrará ese objetivo si continúa siendo pasiva y libresca, erudita y poco crítica; si continúa siendo una escuela que ni motiva a aprender ni a investigar y transformar la realidad. Hoy día, el debate educativo no se centra tanto en qué contenidos transmitir como en propiciar una enseñanza orientada a descubrir, innovar y pensar para construir el conocimiento.

Para cambiar la escuela es necesario que las prácticas docentes cambien. Y para que éstas cambien se precisa un profesorado capaz de reflexionar, analizar e indagar su práctica docente, que se constituya en investigador de su propia práctica profesional.

Latorre, A. (2003). La investigación-acción: conocer y cambiar la práctica educativa, Barcelona: Graó, 10-11.

En este texto, Latorre plantea un debate educativo que parte de la idea de propiciar una enseñanza orientada a descubrir, innovar y pensar. Para ello es necesario un profesorado capaz de reflexionar e indagar en su propia práctica docente. El cambio educativo se llevará a cabo en el momento en el que se dé un cambio en los profesores, cuando éstos integren una actitud indagadora: que investigue en nuevos métodos, los generalice y aplique, y los transmita a otros docentes para que se siga mejorando.

***

Nuestra profesión es posiblemente la que menos innovaciones ha introducido en su trabajo desde hace bastantes siglos.

Si no se lo cree, piense que (por eso del calentamiento global) un profesor, un transportista y un médico se deshielan después de permanecer 300 años congelados. Deciden incorporarse a sus antiguos lugares de trabajo. 

-          El médico entra en un quirófano y no será capaz de operar, aunque cuando un colega le cuente los avances acontecidos en los últimos 300 años, quedará tan entusiasmado que hará todo lo posible por entender y aplicar las nuevas técnicas e instrumentos; por  su puesto que no se le ocurrirá operar como lo solía hacer.

-          El transportista observará atónito las velocidades que alcanzan los nuevos medios de trasporte, ¡hasta vuelan! Decide buscar otro trabajo puesto que le gustaba por lo tranquilo que eran sus caballos.

-          Sin embargo, nuestro querido profesor (cuyas clases eran sobre historia contemporánea) entrará en cualquier aula de cualquiera de nuestras mejores universidades y podrá dar una estupenda clase, usará la tiza, la pizarra y hasta es posible que alguna cara (de aburrimiento) de sus alumnos “le suene”.

Dos conclusiones se pueden sacar de esta historia (que por supuesto es real):

1. Que no tenemos mucha incercia en eso de innovar.

2. Que las innovaciones que han ido apareciendo (nuevas metodologias, nuevas  herramientas y nuevos paradigmas) no han resultado muy eficaces.

Fidalgo, Ángel: Innovación educativa

El texto de Fidalgo es una reflexión sobre el sistema y la práctica educativos. La realidad del sistema muestra que no existe una predisposición a innovar, pues parece que los profesores tienen miedo al cambio y ver que escapándose de sus viejos métodos perderán en control de la materia. Además, añade, que las innovaciones que se han aplicado no han resultado eficaces. Este circulo parece que condena a la innovación, pero precisamente, por la ineficacia de las innovaciones realizadas hasta ahora, hay que continuar mejorando los métodos, mediante la investigación en educación. De forma secundaria, también tiene parte de culpa la insuficiente inversión en educación para que la aplicación de las innovaciones sea satisfactoria, sobre todo aquellas que tienen que ver con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Si en un principio hablamos de la importancia de formar profesores que investiguen su propia docencia y que innoven en los métodos didácticos, en estos textos encontramos ideas nuevas que enriquecen este argumento.

- En primer lugar, investigar no solo implica analizar la propia praxis para solucionar los posibles problemas, sino también crear conocimiento que pueda enriquecer toda la base teórica de la ciencia de la educación, es decir, para que el conocimiento generado por profesores-investigadores tenga su utilidad en el futuro para otros profesores, que a su vez deberán seguir construyendo esa base teórica.

- En segundo lugar, la innovación, es decir, la actitud de mejorar lo que tenemos, y que surge a partir de la investigación, es clave para que el cambio se lleve a cabo en el sistema educativo.

- En tercer lugar, que la educación debe tener un enfoque indagador, que cree en los alumnos la necesidad de ser curiosos y que, a partir de sus descubrimientos, construyan su propio conocimiento. Esto es lo que conocemos, y más tarde comentaremos, como perspectiva constructivista de la educación.

- Y por último, que a pesar de que todavía estamos frente a una realidad en la que existe un miedo a innovar, y en la que la mayoría de las aplicaciones innovadoras no han tenido el éxito esperado, esto no debe mermar el objetivo de seguir en el empeño de cambiar, sino más bien debe fortalecer la meta final: mejorar los métodos y la efectividad del proceso enseñanza-aprendizaje.

Con estos textos se refuerza la importancia de que un docente incorpore la investigación como una de sus labores docentes fundamentales, siempre con la obligación de ajustarse al contexto y las circunstancias del entorno, de lo que hablaremos más adelante.

About these ads

Acerca de charonama

Proyecto de profesora de Lengua Castellana y Literatura. Objetivos: Investigar mi propia docencia e innovar en los métodos didácticos, con la finalidad de que aprender sea efectivo y una pasión siempre.

Un Comentario

  1. Pingback: Buscando publicaciones sobre educación « Investigación e Innovación docente

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: